lunes, noviembre 06, 2006

No hay libertad de Galanteo en Sucre



No hay libertad de galanteo en Sucre
El diario. Sucre, julio de 1904.-
Las llamadas “palizadas” o “partidas de la porra”contra los forasteros galantes en la ciudad o contra quienes se aventuran en barrios ajenos, no parece haber desaparecido en Bolivia, pese al discurso modernista del cambio de siglo.
Cuatro hombres amedrentaron recientemente a otro aquí con una piedra en cada mano, informaron fuentes policiales, por que supuestamente este último había cortejado a una dama soltera y bonita, pero fuera de su “jurisdicción”.
“lo paradójico del episodio es que la ambicionada dama no siente acelerarse las palpitaciones de su corazón por ninguno de los cinco jóvenes en cuestión”, dijo un vecino.
Un alto funcionario de la intendencia de Sucre manifestó que “ya es hora de terminar con estas costumbres bárbaras del siglo pasado, si pretendemos ser vistos como una nación civilizada en el concierto internacional”.
Fin del artículo
Entre un siglo y otro, las “barbaridades” que provocan las mujeres suelen ser las mismas, aunque claro, la culpa no es de ellas sino de los energúmenos que las protegen y las pretenden, que como casi siempre ocurre son los mismos que no acusan recibo de sus taquicardias.
¿Quién no se ha visto de pronto asechado por las iras de un hermano mayor o los vecinitos de una fé-mina?. Esto, en los barrios donde aún persiste la vieja cordialidad provinciana que hace que los chicos jueguen hasta altas horas de la noche, hasta que mamá llama para cenar, es algo bastante común.
Sin embargo, para pesar de los tiempos modernos, estos románticos guardianes de la honra, han sido reemplazados hoy por peligrosos pandilleros que pululan con su traza extravagante por las afueras de los colegios, dispuestos a partirles la madre a aquellos que se osan a hacerse los lindos. En mi caso ya he superado con éxito esa etapa de galanteo, manteniendo gracias a Dios mi nariz en el mismo sitio y satisfaciendo a la vez mi insaciable libido.

1 comentario:

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Qué chistoso, pobre pretendiente al que la chiquilla ni le tiró pelota para compensar semejante piedrazo.

Ojalá y no se quede solterona o se tenga que conformar con uno de los cavernícolas de sus "guardianes".