viernes, enero 21, 2011

Basta de cuentos.

Una vez, conocí a un hombre que se la pasaba acordándose de todo y nada sin motivo, aunque sépalo bien: nada es sin motivo, al menos, sin motivo aparente. Así que este caballero, como no tenía trabajo, se pasaba los días en bibliotecas, las noches en las cantinas y las madrugadas en las calles. Como este vagabundo caminante no tenía trabajo, ni oficio que le diera beneficio, consumía su miserable existencia en la soledad, el trago y los recuerdos de una niñez tormentosa.

Debido a que el gobierno de su majestad Morales asaltó el poder súbitamente, llegó a la triste conclusión de que las cosas para él no iban a mejorar, por lo menos no en esta vida; vio que era mejor ponerle fin a su miserable existencia y para asegurarse de no fallar en el intento quedándose parapléjico o algo peor, decidió prenderse fuego después de tomar raticida al tiempo que saltaba por el puente de Las Américas. Todo estaba listo, pero había un problema: La carta póstuma.

Como sea que a este cuate le gustaba leer y escribir, escribió una carta para alguien, para quién sea, no conocía a nadie en especial. Entonces, empezó a enviarle cartas a un montón de personas que no conocía y extrañamente esta gente empezó a contestarle, volviéndose la cosa de nunca acabar; con decir que ahora mismo anda tan ocupado mandando cartas que ya ha aplazado como 20 veces la fecha de su autoinmolación y no hay cuando deje de escribirlas.

El otro día, estaba un poco triste y me dijo que le daría pena dejar este mundo cruel sin que nadie lea las cartas que escribe. Como yo no tengo nada que hacer, más que andar de día en las bibliotecas, las noches en las cantinas y las madrugadas en las calles, le propuse esta mañana mientras me afeitaba frente al espejo, publicarlas en el blog, total que no muchos nos leen pero quedarán para siempre en la chistosa eternidad.

De la primera entrega. Cartas dirigidas a Majo

1

hola Majo:
Normalmente no le escribo a gente que no conozco, pero yo te conozco, es decir te leo, que no es conocer, pero imaginate si leer sería ya conocer, la de amigos famosos que tendríamos. Imaginate que un dia puedan aparecerse los que han escrito los libros de tu estante y sentarte en la cama pa chupar con ellos o fumarte un pucho. Tal vez así podriamos atrevernos a decir te conozco bacalao, aunque vengas disfrazao. Pensándolo bien ni así... bueno ya me he hecho bolas y me he olvidao que te quería decir... ahh si.
era a proposito de la caca.
Bueno, pueden haber cosas peores que la caca, imaginate por ejemplo: el stronger...Julio Iglesias y su hijo; Paulo coelho; los domingos en el restaurante torre de oro, el último fernet antes de salir de ese boliche de la gaucha calienta huevos, y así infinidad de cosas. En sí, la escatológica atmosfera de la vida, con sus podredumbres hace a la vida, vida. Pero mientras, te podes poner a pensar en Bukowski: Los hombres juegan a matar el tiempo, y el tiempo hace lo mismo con los hombres. Pero lo que los hombres no saben, es que el tiempo siempre va a ganar.

No sé si ayudara lo que digo, no sé si ayudar era la cosa o comunicarse o no sé si no sé o si sé, jajajajaja quién sabe no???
Te dejo muchos saludos y muchas gracias por visitar al perro que habita, en la red.


2

HolA mAJO:
imagino que te llamas Maria josé, bueno, eso no importa. Hoy es mi ultimo día de trabajo por que salgo de vacaciones dos gloriosas semanas; estaba bien hasta que cai en cuenta sobre ese escabroso asunto de la soledá; y bueno, no me había dado cuenta que, o más bien dicho, había olvidado ese detalle, por que trabajo hasta quedarme dormido y luego despierto pa seguir trabajando. Claro que ya me habían advertido en que el mundo se convertia en eso, pero no lo quise creer. Estoy escribiendo una historia sobre los complejos de inferiorida, el creerse blanco y la soledá. Ahoar que pienso, que te puede estar importando eso no???, pero me he quedado pensando en eso de que estás sola y la verdad no es para nada raro. La gente que no está sola está muerta. Tengo un grupo de amigos que está todos solos como unos perros, y eso que son unos winners...es decir, de mi se puede entender, desde el colegio todo el mundo pensaba que era un freak, y que iba a terminar sólo, y para no variara sus pronósticos continuamos asi...
Bueno te contaba de esos amigos, que estan irremediable sólos, y eso es por que son muy buenos, ya no hay almas bondadosas en el planeta y todos los fines de semana salimos y nos pegamos unos mamaderazos que pa que te cuento....jejejeje. Y ahoar que veo, si no estuvieramos solos, no estariamos juntos. Que paradoja no??? como diria mi abuela que ahora está en un lugar mejor (Australia): que contrariedá caramba!!!

mi jefe me llama. Estoy empezando a ller todo tu blog hacia atras, tas medio loca, pero no tanto, nunca es suficiente carajo!!!
4 ebrios, se lo llevan, se lo llevan para siempre... 4 ebrios se lo llevan
Viene la Bersuit hay que escuchar esa canción.
Te dejo un beso ya
que estes bien.
chau

3

La Paz, 6 de octubre del 2008


Señorita Maria José

Presente.-

Estimada Majo:

Es mi más profundo anhelo que al recibir la presente se encuentre bien de salú en compañia de...(bueno, aca van los nombres de las personas que le rodean que aun no tengo a bien conocer) las personas que usté tenga en altísima estima.

Le hago llegar mis más ondos, fraternales y paradójicamente calurosos saludos desde estas gelidas montañas andinas, con la esperanza de que su mercé aun guarde el brillo de su mirada que eclipsa todo recuerdo que tengo de aquellas lejanas tierras orientales donde usté mora en la actualidad.

Allá por el mes de enero de este año de gracia del señor, osé adentrarme en la chiquitania a fin de pasar el año nuevo a toda regla y con mucho exceso y licencia, tal como caracteriza a estos bacanales. Por tal razón estuve en la Ciudad de Santa Cruz de La Sierra por aproximadamente seis dias con sus noches. Sobra decir que todo era una perplejizante novedá para mi, ya que en anteriores oportunidades que la hube de visitar, no había podido apreciar el magnífico espectáculo que sus calles ofrece, debido las apremiantes condiciones que mi sustento obligan, y que apenas me dejaban espacio para fumarme un cigarrillo en el loby del hotel antes de retornar raudamente a la ciudad de La Paz, mi gran ideal.
Aprovechando entonces las fiestas de fin de año y por consejo de un viejo y dilecto amigo escandinavo, fuimos a conocer el biocentro Guembe: que se encuentran en las afueras de la ciudad si mal no recuerdo en camino a un pueblo llamado "Porongo": nombre que ademas, valga la anecdota, no dejo de llamarle la atención a una amiga argentina que nos acompañaba, ya que se dice que en sus pagos, tal denominativo lo recibe el miembro viril masculino y es usado de forma vulgar, prosaica y soez entre los marginales de la gran Buenos Aires, en fin... Imagino por lo que usté dice, que trabaja en tal Biocentro, lo que no me deja de maravillar por que incluso dada las circunstancias, usté perfectamente pudo haber sido la señorita que nos explicaba aplicadamente ciertos asuntos que hacen al apareamiento de las mariposas y sobre sus frágiles condiciones de subsistencia en nuestro ecosistema que se dice está a punto de periclitar, vale decir desaparecer, esfumarse, destruirse, evaporarse así sin más. Ese día recuerdo claramente que yo vestia una coqueta (pero masculina) remera naranja perteneciente a la poderosa escuadra del equipo nacional holandes, que tiene a bien representar la altisima dignidá de Su Majestá la Reina Beatriz Duquesa De Orange, a sus vasallos (los holandeses tulipanes gilipollas jajaja) y como no en honor a Johannes Cruyff, Rut Gullit y Marco Van Basten. Me encontraba de igual manera, acompañado de un hijo del Reino de Suecia y una hermosa señorita, por asi decirle, Argentina: con los cuales deambulamos en busca de mariposas en el mariposario con tan mala suerte que apenas divisamos dos especímenes. Por lo demás hay que reconocer que aunque fuimos a las tres de la tarde y nos advirtieron que cerrarían a las seis treinta si no me equivoco; la visita al Biocentro fue una de las experiencias más gratificantes que pude experimentar despues de tantos años de tránsito en este valle de lágrimas. Con decir que al fin mi espíritu ha encontrado ese auténtico alborozo que sólo la comunión con la naturaleza puede lograr; y que me sentia a mis anchas y como un niño (o un perro) correteando de aquí para allá sin más gratificación que el viento y el olor a hierba y tierra humeda. La visita a las Pisicinas y a la Laguna merecerían por sí solas tres cartas de estas, cosa que imagino le hace temblar la calavera de sólo imaginarlo. En esas piscinas y lagunas, cuando el hombre (y tal vez alguna mujer) se encuentra retozando como un lagarto al sol, con una fría y espumeante malta; ya puede uno estarse olvidando de las tristes onduras existenciales que atormentan nuestros corazones de dia y de noche; ya podemos dejar de mirar con diáfana fijeza el azul de la atmosfera en busqueda de la esperanza, por que ella se encuentra ahí, nadando y riendo, ofreciendo espectáculo detras de esas coloridas minucias textiles que nos provocan remanentes con algún video de regueton; lo cual empero, no revela bajeza, palurdismo y ruin líbido, tal cual es la intención de ese subgenero musical tan de boga entre la juventú.

Al iniciar esta misiva que se ha tornado demasiado extensa, tenía la intencion de contarle algunos pormenores del recital de la Bersuit; pero ya ve que tendrá que ser en otra y quiza con otro tono y tenor. Pido disculpas y agradezco a su mercé por soportarme de manera estóica, con esa grandeza de espíritu que la caracteriza.

No sabe cuanta ilusion me provoca que lea esta humilde carta con prontitud y que me responda con la misma urgencia que esta malagueña tos parece poner coto a mis plazos.

Reiterándole las atenciones más distinguidas

SSSSS

(siempre suyo su seguro servidor)






jueves, enero 13, 2011

Qué lindo sería...


Qué lindo sería extraviar repentinamente nuestra memoria y encontrarla de casualidad después de muchos años en la grieta de nuestro viejo velador. Sería tan bonito desdoblarla asombrados y aunque esté un poco ajada y borrosa, mirarla de derecho y de revés; reconociéndola minuto por minuto, hora tras horas, día por día, año tras año.

Sabiendo que es nuestra memoria tal como la recordábamos.

Sería tan lindo saber que la hemos encontrado de forma meramente accidental, que recordaríamos haberla perdido un día frente al ventanal de una estación de buses, donde las gotas de la lluvia chocaban contra el cristal resbalando lentamente hasta el piso, tal como las lágrimas de nuestros ojos. Y recordaríamos que dentro de nosotros decíamos: “pobres nuestros ojos, pobres ojos que ven azorados como este corazón construido con sangre y sudor, se marcha sin voltear ni decir adiós”. Y nuestra memoria engordaría de tantos recuerdos tragados a fuerza de felicidad, que sentiría vergüenza de estar bamboleándose por el mundo con eternas ganas de vomitar recuerdos en cada esquina, en cada calle, en cada ventanal. Su angustia sería tanta, que huiría lenta –aunque loca- mente; y nosotros, quedaríamos como el dibujo de un niño triste.

El dolor nos pulirá las pupilas, se comerá nuestra venas, paralizará nuestras piernas y nos deformara los oídos… y quizá cuando la lengua agonice, ya nada tendrá sentido.

La sal en la herida; todo se coagula y se evapora, el recuerdo se transmuta, la memoria se suicida desde lo alto de un reloj, para renacer luego en las fechas impresas en los boletos del teatro, en los letreros de los cafés que lucen letreros descoloridos y añejos. Renacen en las canciones que uno escucha casualmente al volver a casa mientras miras la ciudad a través de la ventana del coche. Llegas a casa, respiras, esperas, bostezas, te quitas los zapatos, sacas un libro de hadas y lobos feroces, enciendes la lámpara, buscas tus gafas, abres el viejo velador y ahí está: viejita, arrugada; ahí está!! ahora es un recuerdo y nada más.