sábado, mayo 19, 2007

Escamoteo en el F.C Guaqui.


El Progreso de Bolivia, 23 de abril de 1909.- El apreciable vecino del desaguadero don José Agustín Vizcarra vino a la ciudad anteayer en el ferrocarril Guaqui. Don Agustín traía en su escarcela Bs. 280 en billetes y se prometía pasar a toda regla en La Paz la temporada electoral, mas el demonio disfrazado de caballero viajante se introdujo en el wagon en el que viajaba don Agustín y en amable conversación le sustrajo sus hermosos billetes con la mayor finura. Lamentamos ese accidente desgraciado y recomendamos a la policía para que descubra el paradero del caco que tan mal ha tratado a nuestro amigo señor Vizcarra.
Fin del artículo.
Pobre señor Vizcarra. Hoy el demonio disfrazado de pacífico transeunte es llamado cogotero, les parte la crisma a los porfiados y zigzageantes parroquianos a los cuales persigue con la serenidad de una sombra, para después de ahorcarlos con un cable de plancha, rematarlos con una contuindente pata de mesa y dejarlos abandonados a merced de los otros avernarios seres de la urbanidad, que ya hacen suyos los zapatos cuando no los calcetines que cuelgan como lenguas blancas en la acera y todo cuanto pueda cargar el triste borracho que se ha pasado una noche a toda regla.
Con la mayor finura y delicadeza (o sin ella) nos vemos expuestos los seres nocturnos a los prodigos y despiadados descendientes de los cacos del ayer.
P.D Cuidado con los taxis que aborden, no vaya a ser que en amable conversación...