viernes, enero 05, 2007

Anuncio Importante


Estimados amigazos
Mañana me voy a Coroico, y no es cuetión de alegrarse pues voy a trabajar, si, leyeron bien, a trabajar. Al Fín he conseguido trabajo, lo malo es que empiezo el sabado a las seis de la mañana y contrariamente a lo que se crea, no es de chofer a yungas ni de cobrador, de pura suerte he conseguido trabajo de psicólogo en El Alto, en una ONG Austriaca, por lo que desde mañana y durante una semana se realiza la planificación y plan operativo del año en un hotel de coroico hasta el proximo viernes.
Ni bien llegue, los vuelvo a leer.
Saludos a todos.
Salud
-

martes, enero 02, 2007

Ver o no VEr


Para empezar esta “idea” primero he tenido que recurrir a varios diccionarios para entender cabalmente la palabra “Cursi”, ya que corrientemente, uno piensa que “cursi” es aquello excesiva y ridículamente sentimental, adornado de diminutivos y de exaltadas (e innecesarias) manifestaciones de afecto, pero no es así.
Según el “Pequeño Larousse”, retaco oráculo que esta siendo progresivamente olvidado en las nuevas generaciones y sustituida su sabiduría por el interactivo “Encarta”, Cursi es lo siguiente: adj. Que presume de fino sin serlo// Ridículo, de mal gusto
Otros diccionarios y enciclopedias van más o menos por el mismo camino: Aplicase a lo que, con apariencia de elegancia o riqueza, es ridículo y de mal gusto.
Bueno, entonces se podría decir que cursi es lo mismo que pretencioso o presuntuoso, además que habría que estar viendo luego el significado de “ridículo” y “Fino” que seguramente ya implica a los gustos de cada quién, y como ya se sabe que de gustos y colores...
¿A que viene todo esto?, pues a los principios de año y las mejores promesas de cambiar o mantenerse (en el caso que te guste como eres) y ese instante del abrazo en el que todos somos buenos tipos y nos desbordamos en manifestaciones de afecto y buenos deseos, y los acostumbradamente “insensibles” o simplemente “tímidos” también se suman con entusiasmo al intercambio de idolatrías mutuas.
A principios dela año pasado, por estas fechas y por segunda vez, se pusó en consideración del publico una exposición de fotografías, que además de ser muy lindas, tienen la particularidad de haber sido tomadas por “no videntes” o personas ciegas, todas ellas pertenecientes al instituto para no videntes Santa Cecilia de la ciudad de La Paz, gracias a la iniciativa de una fotógrafo francés y el auspicio de la Alianza Francesa.
Casualmente estuve en la apertura de la exposición y al ver las fotos, y una en particular, me he quedado estúpido y con ganas de llorar, con el corazón temblando y con una vergüenza de andar quejándome de todo y nada...
Tenía miedo de contarle a alguien que he sentido esta emoción, y que me digan cursi. Tal vez si... pero la verdad es que no pretendo nada más que compartir con ustedes ese instante y esta fotografía que me alegra y a la vez me entristece. por lo que viene y se va
De todo Corazón para Violeta, que me ha enseñado a cerrar los ojos para ver.
!Felicidades a todos!