miércoles, mayo 18, 2011

El Testimonio de El Voltios

Hace un año que he dejado mi trabajo con los chicos de la calle en El Alto. Ahora, estoy preparando un textos sobre educadores de calle y eso ha hecho que tenga que recordar mis días y noches por las calles de la Ceja de El Alto.

Una vez, un chico se ha acercado cojeando y me ha mostrado sus heridas. Todo su cuerpo era un sólo morete y cuando me contó lo que le había pasado, no supe si creerle o no. Después, con los años, supe que lo que me había contado era una cosa corriente y que hasta podía ser peor.

A veces, todos los esfuerzos parecen inútiles pero mi exjefe, cuando hablaba de los esfuerzos inutiles citaba a la Madre Teresa de Calcuta y decía: "A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota."

No estoy de acuerdo con el asistencialismo ni con la oenegización de la problemática de los chicos y chicas de la calle (NNASC) pero respeto y admiro profundamente a mis colegas educadores que contra todo y todos, se dejan la vida en las calles por los chicos.

Ahora, el Testimonio de El Voltios, Cambiado para proteger su identidad y reproducido de la forma más fiel que me ha sido posible.


El Voltios

Cuando me conocen todos me preguntan ¿por qué te dicen "El voltios"? y yo les cuento, pero parece que se olvidan y cada vez les tengo que contar…

Algunos piensan que me hago decir diablo porque hago bendecir mi chante con el tío de la Autopista. Con vuelo y empine le hecho a su boca. A su nariz también le hecho y me mira, y no tengo miedo. Diablo soy por mis cuernos. ¿Mirá? Además yo no tengo miedo del Tío, sino del Chambi no más. Y además por su culpa me dicen “El Voltios”

-¿Cual Chambi pues?

-Ese que me ha agarrado y me ha pedido su toco porque me ha visto guerreando tubos en La Ceja, en el reloj ¿no ve? ¿sopame?…

-Ya no hay casi.

-Sopame un poquito y te cuento. Me ha agarrado y me ha llevado a los bomberos. ¡No he guerreado nada mi sub! Le he dicho, y de un cogotazo me ha llevado. -Callate chibolo hijo de puta, ahora vamos a ver si no hay toco- me ha dicho.

Tienen un patio graaande. Y yo tenía harto miedo porque le he visto descolgar la cadena que usan para levantar los motores de los camiones. Al cómico también lo habían agarrado, sólo que el ya estaba votado en el piso llorando. -Ya mi sub… le voy a dar- le he dicho, en eso me ha dado un corto y me he doblado y me han agarrado otros tombos y me han sacado mi pantalón. Me han quitado todo.

Después me han colgado de mis pies en las rejas y me han empezado a dar con su laque. Como chancho siempre he gritado y el cómico miraba no más… Creo que ese rato me han desgraciado mi barriga. Me han roto mi costilla dice, no puedo tragar, sólo me dan ganas de vomitar.

Es que me han pateado grave. Como jugando Tekken me han pateado…

Después me han hecho caer al suelo y querían que haga cuclillas: -¡Al chancho carajo! Me ha gritado el Chambi y se reía y los otros tombos también se reían. Matalo de una vez a ese llokalla clefa le han dicho… y yo he gritado, he llorado: ¡nunca más mi sub! ¡Nunca más! le he dicho. Como no podía hacer cuclillas me han votado al suelo de un puñete, yo me doblaba como gusano.

Ha traído unos cables grandes el Chambi y el cómico que estaba votado sin hacer nada, ha gritado grave, se ha revolcado dando vueltas, rogándose y los policías se mataban de risa.

Recién me he dado cuenta que le estaban haciendo pasar corriente, lo estaban electrocutando con el cargador de baterías.

Primero mójalo pues, no seas sonso le han dicho y el Chambi ha ido a las letrinas, ha sacado unos baldes y me ha mirado. ¿Te gusta volar no? ¿Te gusta empinar no mañudo? …¡no mi su! le he dicho, y me ha echado esa agua de los baldes, puro pis y pura caca.

Vos vas a limpiar Chambi che… le han dicho sus camaradas. Estos mierdas van a limpiar ha dicho y recién me he dado cuenta que toda la batería de los chibolos había estado temblando ahí atrás de los turriles del baño, mirándonos, seguro sabían que igual les iban a hacer.

Para que los chibolos no digan que soy un maricón, he dicho: que me den la vuelta de una vez… al final de cuentas voy a volver a la calle igual no más me van a dar la vuelta ahi, si no es el Chambi van a ser los brigadistas, o los de La Maldad. Entonces ya se me han quitado las ganas de vomitar de asco y le he mirado feo al Chambi… Le he visto a sus ojos y le he dicho cabrón.

Me ha visto temblando ahí pelado, puro pis, pura caca, no sé si me ha escuchado. Ha traído los cables y quería levantar mis manos y no podía. Quería agarrarme mi cabeza y no podía. Y he sentido como una luz, como un calor en toda mi espalda y mi garganta se cerraba. He visto ese rato mi mamá, corriendo en Ajllata, bien bonita antes de morirse… he visto a mi hermano mayor con su bicicleta gritándome; y me ha dado pena porque nunca más le he visto. Me he visto a mi jugando futbol de más chibolo y un calor no mas sentía fuerte, no me quemaba, era un calor bien raro, bien otra clase, que tu estómago hacia doler y tus nervios te encogía.

Después otra vez frío. La gente mirándome no más. Los perros aquí y allá peleando.

La Julia gorras me ha dicho que seguro pensaban que me he muerto y me han ido a votar ahí. Si mi papá que era peor que tombo no ha podido matarme, menos pues el Chambi, por más corriente que me haya hecho pasar.

Dos semanas en el hospital, parece que calor hace cuando te estás por morir… a ratos difícil es morir parece.

Ahora los chibolos “cabrón” me dicen. Y yo me río no más. Diablo también me hago decir… por estos dos huecos en mi cabeza donde me han puesto los cables…como cuernos rotos.

Pero la verdad por eso me dicen "el mil voltios"

Ahora no tengo tanto miedo, si mi papá no ha podido matarme, que va a poder el Chambi.


Glosario:

Chante: Cuerda utilizada por los chicos de la calle para ahorcar transeuntes en las noches en la actividad de supervivencia llamada "Cogoteo". Para el cogoteo es necesario un cogotero que ahorque al "punto" o víctima y un "rastrillador" que revise los bolsillos de las víctimas.

Toco: En el lenguaje de la calle "toco" es el equivalente a parte del botin que se obtiene en un hurto o robo. Lo piden los policías o los mismos chicos cuando realizan actividades de robo en grupo. Cuando alguién se rehuye a dar el "Toco" se le llama "aguantero" o "aguantador" y hes castigado severamente hasta con la muerte dependiendo del botin adeudado.

Guerrear: En las calles de El Alto "guerrear" hace referencia al robo cuando este se da mediante el arrebato violento de algun objeto; pej: Tubos (celulares) Cueras (billeteras) etc, para después huir corriendo. Al acto de robar sombreros de cholita se le llama "Cumbrear"

Laque: Bastón policial

Chibolo: Peruanismo que significa niño pequeño

Dar la vuelta: Matar

domingo, mayo 08, 2011

Cómo hacer un C.V. (Manual para desempleados)


En primer lugar y sepanlo bien -especialmente todas esas almas desesperadas que andan buscándose trabajo mediante la presentación de este artilugio engendro de la modernidad y la maldita necesidad- Un Curriculum no garantiza el ingreso al cielo ni contiene recetas secretas... lo mejor es que la hoja este limpia y la foto retocada.
Lo más importante: un buen C.V no debe tener divagaciones filosóficas, porque de lo que trata justamente un curriculum es saber cómo usar tu vida para dejar de usar tu vida.
¿cachai?
Si no, aquí les dejo un ejemplo.
Datos personales.
Nombre: No me gustaría apelar a la legalidad para darme ínfulas de importante, o reducir mi nombre al documento bautismal, por lo que sería terriblemente deshonesto seguir diciendo que soy católico y además detesto el nombre que me ha puesto mi abuela.
Prefiero ponerme como me llama mi hermana menor: “Lolo”
Imagino que “Lolo” viene de “Negro” aunque es un poco difícil saber porque me empezó a decir así cuando aprendió a hablar y ahora no se acuerda porque lo hizo.
Mi apellido no tiene nada que ver conmigo porque está atado a mi padre y este es un recuerdo borroso y casi inexistente que no amerita más líneas. Lamentablemente a mi madre le pasa lo mismo con su apellido, por eso tampoco es aconsejable usar el que a ella le han puesto.
Dígame Lolo a secas.

-Lugar y fecha de nacimiento.
-Yo abrí los ojos en La Paz un día de diciembre de 1977. Los abrí por que venía durmiendo desde Potosí donde nací en septiembre. Mi señora madre dice que es por culpa de la Empresa Nacional de Ferrocarriles que no llegué a nacer en La Paz. Ahora me lamento cuando me dicen que soy hijo del Illimani, pero hijo adoptivo no más. Eso, por la grandeza de espíritu de la montaña tutelar que nos cobija sin egoísmos ni cédulas que carezcan de sellos secos y molestas referencias geográficas que no vienen al caso.
Mi mamá dice que soy potosino aunque no tanto, y que no soy paceño aunque si más que potosino.
Entonces a veces no sé. Pero a veces me da por hablar como si fuese de cualquier parte porque la gente se da la vuelta y me ve con cariño u otras con desprecio. Pienso que aquí es muy importante no ser de aquí, nada más.

-Estado Civil: Olvidado: Abandonado
No es que me haya olvidado si estoy soltero o casado. Eso no tiene importancia en cuanto uno se olvida de uno, en cuanto uno es olvidado y todo lo que respecta al amor se resume en un cúmulo de polvo en el marco de una ventana que mira al sur, hacia una montaña que tiene la forma de una muela del diablo.
Me gustaría que me pregunten que me gustaría que diga aquí en “Estado civil”. Diría con mucha grandilocuencia, dirigiéndome a alguien que me imaginaria lejana e indiferente: tú y yo mal podríamos hablar de nuestras civilidades, ya que siempre hemos sido un par de incivilidados. Nuestro “Estado” ha sido de persistente y exagerada pasión y angustia, cuando no de pereza existencial y hasta física, aunque la más de las veces ha sido miedo y otras inconstancias y falsos orgullos que nos han llevado a acumular ese polvo del cual hablo. El de la ventana.
Ese polvo que me hace estornudar a un destiempo tan destiempado, que te enojas y haces berrinche de mis cariñosos estornudos como si fuese mi culpa ser alérgico al olvido.
Y al pescado.
-Nacionalidad:
No sé si debería incluir eso aquí, es decir, no sé si usted señor(a) analista de Recursos humanos, de la sub gerencia de selección de personal, esté listo y tenga tiempo para conocer la increíble historia de mi abuelo y mi abuela, que se conocieron en un pueblo del sur de Potosí y que ella sólo hablaba quechua y él… bueno, castellano hablaba pero andaba extraviado porque en su país de origen lo habían echado por dizque anarquista, cuando el pobre apenas era un carpintero que no sabía leer ni escribir pero sí que era muy bueno contando chistes. Y por contar chistes de Franquistas, lo mandaron a cruzar el atlántico y aquí estamos escribiendo esto. Es un rollo muy largo y con esto de la nueva constitución y las 36 naciones que hay en Bolivia, encuentro cosas más o menos aproximadas, pero autodenominarme “Quechua-Vasco” me da un caché tan interesante que creo que podría quedarme con esa nacionalidad.
Además eso de “Bolivia” es un invento que está bien para chupar y hablar de la Guerra del Chaco y comprar el DVD de la Victoria a Argentina por 6 a 1 y nada más… no sé… el lugar donde he vivido la mayor parte del tiempo, es un cuarto celeste en Villa Fátima. Tal vez soy Bolivariano, aunque últimamente ya no voy al futbol.
-Estudios realizados.
La verdad es que nunca he estudiado. Eso me da mucha vergüenza de admitirlo, porque incluso tengo un título universitario, hasta tengo una especialidad y casi una maestría ,sin contar los diplomados y tucuimas… y usted dirá: ¡Caramba! ¿Y entonces cómo es que dice que no ha estudiado?
Para ser franco, estudiar es lo que menos he hecho en la vida, y no es que sea un genio o un superdotado que se lee un par de vainas y se sabe todo, no. Es que bueno…yo iba al kínder, al colegio a la universidad, leía, escribía, me angustiaba por pasar de curso y no repetir materias, respondía a veces, preguntaba a veces también y me han dicho que haga una investigación y yo… no soy un detective, pero hice lo que pude y hasta me emocioné y concluí un sinfín de cosas que se están empolvando por ahí. La cosa es que de la noche a la mañana he aparecido con esta novedad de que me llamen licenciado, igualito que al perro que vive en la esquina de mi casa y que le dicen licenciado porque usa corbata y porque es muy chanta y vivo y se anda comiendo lo que les toca a los perros que no tienen corbata, pero que se procuran el hueso honradamente, correteando motos y taxis sospechosos… y que no por ello son menos perros, aunque a veces también quisieran tener corbata para no estar partiéndose el lomo bajo el sol y la lluvia, y estar felices bajo el techo del quiosco esperando a que le pasen el huesito de la consulta y la asistencia gubernamental, y no gubernamental de la cooperación internacional.
¿Sirve de algo? Usted dirá, yo sólo soy un licenciado. Un perro internacional

Idiomas

Tomando en cuenta que el amor y la música son los idiomas universales puedo afrimiar que no hablo ninguno de ellos.

Música:

Comprensión-Yes, Aha.

-Experiencia laboral
Bueno, últimamente se ha estado discutiendo ese asunto de que si un trabajo debe ser necesariamente honesto y honrado; últimamente en estos dos mil años. Bueno, no es por causar alarma, porque tal vez es más necesario hacerse un curriculum de cambios internos, pero pregunto yo: ¿Quién no ha tenido una juventud y adolescencia licenciosa y permisiva, llena de desenfrenos y actos reñidos con la justicia? Me parece que nadie.
Pero como decía Cantinflas "ahistá el detalle". La experiencia laboral no tiene nada que ver con las cosas que uno ha hecho. De qué sirve saber que yo he vendido hamburguesas en la Plaza España y Miraflores o, saber que he sido mesero en una churrasquería que se llamaba “El Locoto Picante”; cajero de un minisuper, mesero y barman en una discoteca de jailones y japoneses o cajero de un pub de quinta. Eso sin contar que he colaborado en numerosas importaciones de contrabando desde Chile y la Argentina y que he sido guía de turistas para visitas al cementerio general de la ciudad.
Bueno esa es mi experiencia laboral. Ahora debo contarlo también ,y no sé si cuenta como trabajo, ya que como le decía y me da vergüenza admitirlo, pero debo confesar que he trabajado para una agencia de cooperación internacional y para una poderosa organización multinacional en dos ocasiones. Hasta en un banco he trabajado y…disculpará usted, es que hay ocasiones en las que uno se ve obligado porque se cree que necesita cosas y más cosas y a ratos esta idea se vuelve tan real que uno se encuentra desesperad amente necesitado de cosas y cada vez más cosas.
En fin. creo que resumiría con una frase de Sui Generis: Sólo sé sonreir.

Personas de Referencia:
Quisiera rogarle que no llame a mi madre, y es que es la persona que más me conoce tal vez, pero no se aguantaría de contarle otras cosas que le hagan perder el tiempo, como que fui un piromaniaco o que estaba en los Boys Scouts.
Ahora que me he acordado de mi señora madre, pienso que tal vez debería enderezar mi vida y casarme y olvidarme que me he olvidado. Así mi necesidad se volvería materia y dejaría de ser una experiencia mental.
si las necesidad deja de ser una experiencia mental y se convierte en materia, la angustia no tendrá otro remedio que transformarse en pañales y leche, después serían medicinas, ropa, triciclos, helados, muñec@s, bicicletas montañeras marca "Santosa", trámites de divorcio, pensiones de colegio, jeans, trajes de promoción, viajes de promoción, fiestas, pasajes para la “U”, entradas para el cine, fotocopias y más jeans, y una cantidad impresionante de zapatos, quits, chicles, entradas al cine y al estadium y de la comida ya ni hablar... hasta que el último gasto (si las cosas marchan bien) serán para que liberen mis pensiones del fondo de aportes de la "Generación Sandwich" a fin de ser encajonado en un ataúd decente.
A decir verdad, esta lista de necesidades ya me ha hecho dar miedo y me ha hecho ver que mejor hago otro curriculum, al final, ¡uno no debe escupir al cielo nunca!
Me he olvidado que una vez he sido profesor y que charlando con los chamacos me sentía bien y que tenía tiempo para comer mandarinas en el sol por las tardes.
Pero la vida a veces es así, polvo y suma de deseos, nada más,
Nada más, nada más…

martes, mayo 03, 2011

Bin Laden El exterminador


No sabría decir si es creativo o de mal gusto. Pero lo más probable es que el que se ha inventado este plaguicida no los quería mucho a los gringos; o por lo menos tiene algunas ideas que deben ser muy valederas para que sea así de contundente.
Ahora que si el problema del mundo fueran las pulgas, chinches, polillas y tucuimas, pues... podriamos derribar una torre de termitas que en las penumbras de sus ófricos despachos, sueñan acabar con la humanidad y la insecticidad para apoderarse de la madera mundial y de esta manera ser los amos y señores de la tierra.

Bin Laden lo impedirá...

P.D Este plaguicida se puede encontrar en cualquier calle de La Paz.

Post del 8 de abril de 2008.