miércoles, febrero 20, 2008

Spaguetti incident (yaaaaaaaaa)

Debido a la súbita desaparición de mi techo, tuve que partir con mis pertrechos... y la música a otra parte.
Como dicen por ahí, he tenido la suerte de ser la menos víctima de las otras víctimas que sí se la están pasando muy mal por la lluvia. Una gotera de inmensas proporciones me recordó ese viejo sueño de ser cocinero en alta mar, para conocer el mundo y... bueno no me acuerdo para que más. Pero en el traslado y el otro mar de papeles mojados, tuve la suerte de encontrar una carta que le había escrito a un buen amigo que decidió marcharse a Holanda y que nunca pudo ser entregada ya que este amigo decidió volverse corriendo aterrado por las bajuras de esas tierras. En fin, para que no haya sido escrita en vano y ya que dicen que soy un exhibicionista, se las regalo! disfrútenla pues, si se puede




La paz 18 de enero de 1997



Sr. Martín Rojas



Presente.-


Querido Martín, con mucho gusto recibí tu carta hace dos días donde me cuentas de tu lejana vida por esos lados donde se dice que la gente es tan normal que ya esta loca. Yo también hecho de menos nuestras charlas ya que todavía no encuentro a quien atormentar con mis interminables historias. En la misma carta me manifiestas tu extrañeza de que yo y nada menos que yo -según tus propias palabras- me haya animado a matricularme a estudiar psicología. Para ser honesto a mi también me sorprendió esta decisión, ya que hasta hace poco estaba decidido a ser cocinero en algún lugar de altamar y de paso escribir unas cosillas; pero como sabrás el obstáculo más grande que encontré fue el hecho de que detesto el pescado, y otras abominables criaturas marinas, además de mi propensión a marearme pero no por la agitación de las olas si no por mi irrenunciable amor a la cerveza y a cualquier otra cosa que aturda.

Se dice que en un barco hay poco lugar para los bohemios borrachines, además repentinamente me invadió un natural temor a naufragar y ahogarme en agua, yo quisiera hacerlo en alguna otra sustancia menos aburrida y mas honesta. Sabiamente mi madre me hizo caer en cuenta de esos pequeños detalles y pues seré cocinero si, pero en tierra firme, lejos del peligro y con otras agitaciones más excitantes. Le encontré el lado bueno y alguna relación entre tan distintas expectativas y llegue a la conclusión que aparte de algunas pastas cocinare algunas dudas de este mundo que cada día entiendo menos, a ver si de ese modo las puedo alcanzar a digerir.Es curiosa la manera en la que tomé esta decisión, pues me base en un recuerdo olvidado que guardaba de cuando yo era niño, donde una vez quise ser psicólogo por que se dice de ellos que comprenden y aunque suene reiterativo hasta el momento no entiendo nada de la gente.

Te preguntaras que entrometido recuerdo es ese que ha cambiado radicalmente mis decisiones, para tu mala fortuna anoche me encontré inspirado por que tropecé sin quererlo con un viejo amigo –“Jack Daniels”- al cual no tenia el gusto de tenerlo en mis manos hacen ya varios meses por la maldita escualidez de mi billetera y es que la crisis esta terrible y este whisky esta cada vez mas caro; bueno al grano, te redacte ese recuerdo en forma de cuento para que te diviertas al leerlo mientras le haces los mandados a algún gringo. No te cuento como estoy por que la resaca no me permitiría ser imparcial, pero resumo que aparte de la zapateada potosina que tengo en mi cabeza y la sed que me hace desear estar en altamar para beberme el océano por salado que este, pues estoy bien, algo curioso de esta cosa de la psicología y los cursos de cocina italiana y a ver si acabo loco como andan diciendo los envidiosos, por que de pronto viendo la relación entre el spaguetti y Freud, temo acabar en un embrollo monumentalmente neurótico, histérico e inconsciente del cual no encuentre ni principio ni final, que me haga desistir o alegrar, pero en fin ¿algo bueno habrá no?

Ya de aquí a cinco años si Dios quiere te contare el final, cuídate mucho y escríbeme más a menudo.


O.Martínez

sábado, febrero 16, 2008

Lunes de Poesia

Tiene caracter de urgente...
Un llamado que hace el Oso Jucumari para que esta vez la poesia nos convoque al Etno, con el trabajo de un joven poeta paceño.
Paso a reproducir y copiar el post del blog de cicatrizando invitándolos al encuentro.


Amigos blogueros, el anterior lunes la lectura del buen Perro Rabioso estuvo genial, para seguir nutriendo la movida del Etno les pido que posteen estos poemas anunciando la siguiente lectura. Unos poemas de Gabriel Pantoja, que el lunes 18 estará compartiendo su trabajo en el Etno café.

Ciudad
Desde aquí lejanoescribo,
por donde túno te asomasni ves de lejos si vengo,
por donde túy mi delirio naveganjuntos,
por dondeno sabemossi alcanza a otros.

ALGUIEN LLORA

Alguien llora.- No es más que el viento.
Alguien llora.
Escucho caer la lluvia.-No es más que un sueño.
Alguien llora.¡Que noche más fría!



V / CANDIL
Noche-una densa noche.
Te participo este poema.
Llueve-una densa lluvia.
Mira para afuera.
El mundo es inmenso.
Hay mucho que caminar.
Entonces las hojas se pintan de azul, la ciudad se moja; no puede respirar y agoniza.
Entonces siempre pienso en ti en esta hora,
y es algún mal, una manía.

jueves, febrero 14, 2008

Buenos deseos

Hace muuuuuuuucho tiempo, me envio esto una amiguilla colombiana, y como ando ya con sobredosis de buenos deseos y pura desesperanza, estaba recordándolo para que de una vez me de una intoxicación y me acabe.
Gracias a Tod@s los que fueron el lunes al Etno.

De la puta!!!

De la puta que el último beso despertara lo mismo que el primero.
De la puta que sobrara la comida y no la gente.
De la puta aprender a ser buen hijo antes de tenerlos.
De la puta que a uno le dieran ganas de hacer el amor al mismo tiempo que al compañero (y viceversa).
De la puta que después de emparejarse uno empezara a ver al resto del mundo feo y cursi.
De la puta que el único control que uno perdiera fuera el del televisor.
De la puta que todas las ratas fueran como Mickey Mouse.
De la puta que lo rico no engordara.
De la puta que la poligamia se tomara como una inmensa capacidad de amar.
De la puta que el miedo, las mariposas en el estómago, los nudos en la garganta y las manos sudorosas empezaran justo después de una larga relación.
De la puta que los animales de vez en cuando pudieran dar su opinión sobre nosotros.
De la puta que uno tuviera el sentido del tacto en la mirada.
De la puta que la palabra destino sólo tuviera el significado que le dan las agencias de viajes.
De la puta que la edad no fuera proporcional a las responsabilidades.
De la puta que sólo existiera el cáncer de horóscopo.
De la puta que el suicidio fuera mirado como un acto en defensa propia.
De la puta que después de pensar en el futuro uno no tuviera que estrellarse contra el presente. De la puta que las manchas de la conciencia salieran con decol.
De la puta poder sentir físicamente el orgasmo del otro.
De la puta que la piel tuviera cremallera y el corazón botones.
De la puta que después de una larga noche de pasión uno se levantara sin lagañas y con aliento de bebé.
De la puta que la primera vez se le atribuyera al que mejor lo hizo.
De la puta que a uno le hicieran todo lo que uno le quiere hacer a los demás.
De la puta que se le dijera genio sólo a aquel que fuera capaz de conceder tres deseos.
De la puta que la reversa tuviera cinco cambios.
De la puta que las palmaditas en la espalda se pudieran consignar en el banco.
De la puta que los que se comieran el cuento se indigestaran.
De la puta que jubilarse fuera llenarse de júbilo.
De la puta que a uno le devolvieran lo que el viento se llevó.
De la puta que a las mujeres les durara la regla lo mismo que les dura un orgasmo, o mejor, que el orgasmo les durara lo que les dura la regla.
De la puta que el que está en el espejo no fuera zurdo y mudo.
De la puta no haber gastado todas las lágrimas cuando niño.

No es De la puta una piedra en el zapato, desportillarse un diente, que se desborde el agua del inodoro, morderse la lengua, los cobros judiciales, la eyaculación precoz, pegarse con el borde de la cama en el dedo chiquito del pie, los retrasos menstruales, sentarse en un chicle. Cuídate lo justo y arriésgate lo suficiente.

jueves, febrero 07, 2008

Los perros volveremos



Volveremos...

y tal vez no seremos miles, pero volveremos al Etno. Esta vez atendiendo a la cordial invitación de Pedro Grossman y Eduardo Alvarez, estaré leyendo tres cuentos noticiosos. Serán aquellos que de alguna forma han tenido buena acogida entre ustedes los visitantes de mi blogg.

el primero de ellos titulado: "unos labios rojos rojos, ha sido adaptado para la lectura que tendrá sorepresas del metropolicial de antaño. El segundo: El tecnocrata, empieza también con una noticia que si bien no es tan antigua, también da en que pensar, y la tercera historia... pues vayan y vean, están cordialmente invitados el lunes 11 de febrero a las noches de literatura en el Etno.


Ahora, una nota de agradecimiento. Como bien saben los que me conocen, he empezado esta afición en mis tiempos de desempleado, cuando la única esperanza era encontrarle un sentido a las tardes, por que en las mañanas me las pasaba cocinando. En ese entonces, este hobby que se mostraba como insulso y absurdo, me consiguió un sinfín de amigos en todo el país y otros lugares. He podido aprender mucho compartiendo algunas notas del ayer que pensé bien, podrían ser aprecidadas por mucha gente, y así fue.


Por eso el agradecimiento a ustedes que visitan este espacio, también para los que lo critican y lo comentan. En fin, paso a reproducir un post de agradecimiento que se lo he prometido a una señora que abandonó su puesto de deber; es decir, en las puertas de la biblioteca municipal para buscarse un lugar más alejado y relajado de estos sabrosos afanes.


Gracias Doña Charo!!
Es obligación placentera, darle las gracias a la encargada de la hemeroteca y archivo de la Biblioteca Municipal de la ciudad de La Paz. Es lo menos que podemos hacer por ella despues de que estuvo a punto de contraer "Silicosis" y "Psicosis" por el polvo del sotano donde yacen las notas solicitadas y por los números que se esconden en los rincones de la vieja hemeroteca que por momentos son imposibles de encontrar. Le hemos empeñado la palabra de que algún día, a través de la intersección del divino, vamos a salir de esta situacion de desesperante cesación a la cual nos vemos penosamente sometidos y le vamos a regalar una mascarilla y un tanque de oxigeno para que pueda sambullirse en los sotanos de los archivos sin que el maldito polvillo le carcoma los pulmones y no se pase las tardes enteras mitigando su alergia mientras maldice mi presencia.
También le hemos ofrecido un par de alpargatas de felpa para aliviar sus callos y ampollas sufridas tras la incesante busqueda de "El comercio" de octubre de 1921, pero nos solicitó que no la "freguemos" más si es que queriamos hacerle un favor.
Allá ella, son sus juanetes y sus botas, desde aquí un agradecimiento para ella que ha prometido sumarse al par de lectores que tenemos.



P.D. Si alguno de ustedes no podría llegar al Etno, y quisieran leer estas breves historias, pueden enviarme un mail a: oscaridad@gmail.com y con todo gusto les enviaré los textos.