lunes, junio 29, 2009

Pispusland

En el País del Pis y la Pus, todos meamos en la calle, meamos en las esquinas, en la oscuridad o en la luz, de día o de noche, después de los doce años meamos más en la noche que en el día y cuando estamos borrachos, lo hacemos en pleno centro del país del pis y la pus, a vista y paciencia de las pispuseñas, que ya cansadas de vernos sacudirnos al ritmo de los himnos pispusientos, se han plegado a pispusear el país, iluminando con sus traseros pudores las oscuras calles del país del pis y la pus, sobre todo después de las festividades religiosas, mediante las cuales se consigue la sabia bebida que procura el suficiente pis para que nunca falte ni pus ni pis. Alguna vez, por los oscuros designios y presiones a la que nos vemos sometidos en el antiguo pis del país o al revés. Estamos obligados a usar baños y algunas otras cosas curiosas. Sin embargo con un poco de astucia y creatividad nos hemos dado modos para que se averíen los endemoniados artilugios que se llevan el pis y las otras cosas más, y también para que no haya papel, ni jaboncillo ni nada que se le parezca, eso para sentirnos un poco más como en casa. Cuando falta pus o pis, cerramos las avenidas y nos descamisamos, nos cosemos los labios y pedimos dialogo, pero sólo lo hacemos por plata, porque en realidad lo que queremos son motivos para que la cosa aquí se perpetúe y que en cada festividad, podamos henchir orgullosos el pecho y decir que en ningún país se hace tanto pis como acá. Ahora que por eso se golpeen a los niños, las mujeres se maten a los viejos, se pierdan los trabajos, se nublen las miradas, se pudran las chacras y se quemen los libros, es problema de la cultura, lo que a nosotros nos alivia es no ser del país de la sangre y el humo porque hay que ver que esos si están jodidos tanto humearse que no es lo mismo que mearse sino peor, porque en esos países, el pis es apenas la culminación del miedo, en cambio aquí es el símbolo de la alegría y del entusiasmo. Por eso también a veces nos llamamos folkloristas.
Ayer el glorioso presidente de Pispusland (por razones turísticas hemos decidido hacer vendible el nombre del país) ha regalado ambulancias a todas las provincias de Pispusland, lo cual ha sido agradecido por los comunarios con sendos ríos de pis, y como no de sangre y pus. La pus aparece al final de esta clase de celebraciones ya que es como el delicatesen de la sangre porque la sangre es sangre no más. Para explicarlo en términos sencillos, nuestros ancestros nos han enseñado que el rencor no vive en las heridas cerradas, sino en las infectadas porque la palabra cuando no cura, lastima, muchas veces más que un cuchillo, y nosotros somos de la cultura o mejor dicho, del folklore de la vida, o sea, no queremos sangre y humo, eso es llevar las cosas a mayores, y nosotros somos menores. La pus es pues, el leitmotiv de nuestro amado país, ya que sin el no podemos expresarnos, no podemos ver el mundo, no hay motivo de alegría lo que equivaldría a una eterna sequía de pis, lo cual sería desastroso para la atmósfera que tanto nos hemos esforzado en conseguir.
Ahhhh! Estaba contando que esas ambulancias –las que regaló nuestro líder pispus- estaban hechas para salvar heroicos pispuseños que se animan a vivir todavía en las remotas y agrestes regiones rurales, donde por menos de una haba, deben acumular años de pus en sus corazones para que cualquiera de sus actos cobre sentido y claro… uno los entiende, por que nosotros los pispuseños primero acumulamos y luego…seguimos acumulando, hasta Dios sabe cuando, y como la muerte no da oportunidad de retroalimentación…muchos mueren de sobredosis de pus… o de pis… sin ninguna ambulancia que los socorra a tiempo, y ahora aunque haya 170 ambulancias para todo El Alto Pispus que es como antiguamente se conocía a la actual Pispusland, no se van a poder usar porque en el festejo cuando todas las provincias de la región se disponían a inundar en un mar de pis todas las penas pasadas, excesos de pus entre comunidades han hecho que se incendien, siniestren, tornen inservibles esas pobres ambulancias porque había que hacer tanto pis que primero han decidido tomar harta cerveza, ignorando que ya estabamos hasta el cuello del pis y la pus y… glu, glu, glu, glu, glu
Sólo me he podido dar cuenta que todo ha sido un sueño o mejor dicho una pesadilla, después de salir corriendo del baño donde algun o varios nfelices habían hecho pis, harto pis en el suelo, (yo estaba sin zapatos)es decir, la realidad ha sido una continuación de la pesadilla donde me ahogaba en un mar de pis...
ay los sueños, siempre superados por la realidad... Imaginense si existiera un país así como Pispusland ¿cómo harían las pobres mujeres para vivir en un país como ese?
tarea pa la casa.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Un relato ordinario de un ordinario y tienes razon en La Paz son unos indios cochinos igual que vos

Perro con Rabia dijo...

Hola Anónimo:
tu comentario no deja de ser ordinario también, tal vez por eso te interesó tanto, y bueno, por lo menos sabemos que eres racista y cobarde.
Saludos.

V? dijo...

jajajajajjajajajajajjajajjajajaj me ha dejado sin palabras.
nada tiene que ver lo indio con lo cochino,
un@ racista sin fluidos supongo... eso me hace recuerdo a un sueño!!!... te cuento si quieres nomás.

Perro con Rabia dijo...

hola V?
Debe ser un racista que no hace ni pis ni caca. Bueno, hablar de indieces sería metrse a cuestiones bastante jodidas de identidades, cosa que pa qué... pero si nada tiene que ver lo indio con lo cochino, son los prejuicios de ese marac@.
Me interesa tu sueño!! contame pues.

V? dijo...

yo llegaba a La Paz y habían llegado también l@s extraterrestres, por lo que tod@s escapaban y (a modo de película hollywodense... lo acepto) había una trancadera maldita porque tod@s escapaban... también mi familia... estábamos en un auto y yo les decía que por qué íbamos a escapar... me acercaba y de alguna manera l@s extraterrestres habían hecho que el Illimani se active, la ciudad era puro humo visto desde alguna ladera montañosa y el sexo y el ano de tod@s l@s niñ@s había sido como sellado... nosotr@s sufríamos mucho al ver eso... era como para que la humanidad no pudiera reproducirse y por otro lado, imaginate alguien que no pueda digerir y cagar... se íban a morir supongo, todo un ciclo se bloqueaba. y nada más...
jajjajajaj estoy traumada con una clase que se llama diversidades sexuales y ciudadanía en la que el placer y la sexualidad son nuevas maneras de entender la subjetividad y la vida en sociedad... lo de l@s extraterrestres yo que sé... yo siempre he querido conocer un@... lo del illimani, supongo pues mis temores ecologistas apocalípticos.
quien sabe si es@s extraterrestres tendrían alguna relación con el Illimani o los volcanes y se vengaran de nosotr@s que andamos pelotudeando cuidándonos de la "cochinada" en vez de crecer con el cosmos.

V? dijo...

ahhh oye y eso de marac@ también es prejuicioso... jajajja racista que no hace ni pis ni caca nada tiene que ver con un@ marac@, además una maraca ya es otra cosa! jajajaj

Perro con Rabia dijo...

V? opye que jodido tu sueño... deberías hacer un cuento o un ensayo o algo, pero super raro de verdad...
Yo lo veo más psicoanalitico, como los niños son inocentes tienen que decir la verdad, por que es su naturaleza no mentir. no dejarlos cagara puede ser que alguna verdad sea una mierda no? aunque tal vez es que estás no más traumada con tu clase jajajaja yo tebgo un sueño buenisimo pero te lo voy a mndar a tu mail este fin de semana.
Saludos.

Es verdad, eso de las maraqueses es ser prejuicioso también. y a tocar las maracas!!!!! o que se yo jajajajaja

Anónimo dijo...

jajajaja yo apoyo al primer comentario (no la parte racista), pero es certero que en la paz son unos cochinos, y ese asqueroso de su presidente es la inmundisia humana y ésta hecho solo de pis y pus jajajaja felicidades yo creo que eres bien talentoso si asi son todos tus cuentos siempre los voy a leer, lo voy a colgar en mi facebook

Att. Juan Rene Sandoval

Perro con Rabia dijo...

juan Rene: Gracias por tu visita.
Bueno, yo soy de La Paz y conozco gente de La Paz que no son cochinos, ahora que tampoco creo que exista el ser casto y limpio in extremis de hecho conozco casi todas las ciudades del país y no te podría decir que hay una donde no meen en la calle, además imagino que todo el mundo alguna vez se habrá urgado la nariz o se habra tirado un pedo o habrá tirado basura en la calle, no sé, no me animaría a generalizar; pero si es avergonzante como en las fiestas, entradas, etc, Pues hay mares de orín en la calle y otras cosas. El pus es respecto a las peleas callejeras y los odios que brotan tan facilmente y los resentimientos, algo que no sólo es muy paceño, ni siquiera boliviano, pero sólo he tomado ese punto como un largo etc de cosas que no me gustan de mi ciudad, de mi país y no hay por qué ni como esconderlas.
No quisiera entrar en polémicas racistas, políticas, étnicas y otras a pesar de que yo nunca he simpatizado con el presidente y su gobierno... Bueno eso no más
Gracias por el comentario y por dejar tu nombre, eso habla bien de ti, aunque la palabra inmundicia tal vez estaba demás.
Saludos.