martes, junio 07, 2011

Un hombre demasiado Sincero 2 (La venganza del chorizo)


La venganza del Chorizo Boliviano.

Buehh (toda la vida voy a empezar mis divagaciones usando el buehh...)
Todavia me estoy reponiendo de la falsa impresión de la Natalia, la del pantalón a cuadros, por que de puro accidente la he visto en la fila del concierto de "RBD". ¿Que qué hacía yo allí? pues precisamente iba a buscar amigos que iban con sus novias para burlarme de ellos. No es que sea un resentido amargado; no es que por culpa de la L.N (una mina más loca que una cabra) mi vida esté parcialmente destrozada, ne. La depre no es para mi, cuando hay cosas más importantes, como cumplir con el sagrado deber de hacer notar a los otros que son unos sonsos.

Buehh... la cosa es que la Natalia estaba en la fila toda alegre con un grupo de pintorescas damitas de sociedad, riendo como opas con unos individuos que parecian los clones de "Rodrigo Zelaya" o sea que eran unos vejetes hechos los changos con sus pelos parados y y su ropa de moda y esa camisa de gays: re apretas talladas a la cintura y a rayas diagonales, puajjj. Ella estaba sin ningún pantalón a acuadros, por lo que supe evidentemente que lo que me gustaba de ella era el pantalon y quizá su culo, (perdón que lo diga así, pero mi psicólogo insiste en que sea honesto). Que fraude, ¿que clase de persona puede ir a ese espectáculo tan decadente? una plástica, una boluda, una, no sé...

La cosa es que pa variar me fui a un boliche y una choca me ha empezado a mirar y mirar. Mientras saltabamos ya no más me vino a abrazar, de buenas a primeras, luego me ha venido a preguntar los significados de mi tatuaje, y que se yo... no soy filólogo o psicoanalista para analizar las cosas que hago: un laberinto es un laberinto, un oso es un oso, y bueh que decirle. La mina (que era alemana) me empieza a contar un montón de cosas super aburridas, así es que le dije que me iba al baño y me fui a chupar. Luego ha venido con un variedad de sandeses más y a proponerme que nos veamos para tomar un café jajajajaja, yo le he dicho la verdad (mi psicólogo dice que tengo que decir la verdad) no me gusta el café, bueno en realidad me gusta cuando estoy sólo; asi que mejor le propuse que vayamos a comer un chorican, lo que a elle le ha parecido muy original por que viene de la tierra del chorizo y yo le respondí que... si de chorizos se trata, no sabe lo que le espera.
Bueno, el desenlace lo contaré el sábado por que la cita es pal fritag ajajaja así que estoy practicando mi alemán pa entender sus aullidos...

No hay comentarios: