viernes, junio 25, 2010

Cambios...


He empezado a escribir este blog en octubre del 2006 motivado por varias razones, una de ellas la muerte de mi padre ocurrida en diciembre de 1986. Otra razón fue el simple deseo de compartir artículos viejos de prensa. Estos dos hechos están fortuitamente relacionados entre sí.

A veces tenemos que ajustar cuentas con el pasado; con nuestros monstruos interiores; con los egos distímicos y los acomplejados muros del super yo para intentar vivir sin tanto desespero y con melancolías relativamente llevaderas. Otros le llaman puro afán de exhibicionismo, egocentrismo y otros “Ismos” que conjugan bien con ese “nomeimportISMO” que trato de cultivar en cuanto a lo que escribo en mi blog, que es el único lugar propio que tengo.

Los hechos: un día de septiembre del año 2006, desempleado, con el bolsillo apolillado y miles de penas agujereándome el alma, o podría ser con el bolsillo agujereado y con miles de penas apolillándose en el alma, tomé los últimos cinco bolivianos del mes y me fui a la famosa hemeroteca municipal de la que siempre hablo.

Después de limpiar el sudor de mis manos en el pantalón, llené la ficha indicando fecha y nombre del periódico solicitado. Dudé si dar mi nombre verdadero o el de las otras tres identificaciones que cargo. Después de decidirme a usar el verdadero, escribí en los espacios correspondientes: El diario, diciembre 1987

El dia 24 de diciembre el periódico estaba atestado de anuncios navideños y otros Allí estaban los anuncios de Tasa; del cine Monje Campero que anunciaba la película de la tiendita de los horrores; del club “Jet Set” y su show de variedades; los anuncios de jaboncillo English Lavander y ninguna noticia de la muerte de mi viejo.

Recién la noticia fue editada en el periódico Última Hora que sacaba su edición por las tardes. Es obvio que no es fácil para nadie ver una noticia así de sangrienta, mentirosa y desagradecida…

Desde ese día, en medio de la depresión y el alcoholismo del desempleado, empezé a frecuentar la hemeroteca y la biblioteca Municipal. Un poco después, por accidente leí en el blog del “Grillo Villeras” un post sobre un viaje a Oruro que tuvo la banda del Brillo, un post gracioso, que digo gracioso: un cago de risa. Lamentablemente el blog del Brillo ahora está reservado a sus seguidores, supongo, o por lo menos a los que no lo putean y le preguntan huevadas que es lo más divertido de ese blog. En fin, averiguando como funciona un blog y otras cosillas más, he decidido publicar las cosas chistosas que encontraba en los periódicos y añadir un comentario al final del post. Lindos tiempos…

De esta manera he conocido a los blogueros que éramos una juntucha de tip@s que escribían sus blogs de diferente índole y los cuales nos hicimos amigos porque hacíamos “reuniones” de bloggeros que terminaban siendo chupas no más. Ahí he conocido a grandes amigos como el Estides, la Claribel, el Alexis, La Vania y otros que ya conocía que eran bloggers como el Oso, el Rones o el Poli. En fin, ahora me han invitado a escribir en URBANDINA, pero ya para hacerlo como un ejercicio que implica cierta disciplina, oportunidad por la cual me siento agradecido.

Había pensado en cerrar el blog, pero ya después de tanto tiempo, y con alguna gente que me conoce más por perro que por mi nombre, debo admitir que me ha dado pena hacerlo. Creo que tengo más cosas que decir, muchas más. Si lo hago bien o si lo hago mal, importará en la medida que me ayude a sentirme bien con mis recuerdos y con lo que tenga que decir.

Voy a escribir en Urbandina y aquí, en la morada del perrorabioso, siempre habrá algo que ladrar.

Saludos.

3 comentarios:

La MaJo dijo...

mi bien amado perro amigo...!!!
!!!!
MjO

Vania B. dijo...

Qué bien que no abandones este espacio, mi querido perro. Es lindo leerte en la Urbandina, pero este espacio es más tuyo, es más vos.

(Me encantó tu pinta de Chapulín).

Un abrazote.

Alexis Argüello dijo...

Querido Oscar, ha sido un ad honorem el conocerlos a ustedes, es más terminaron dejando como crónica la que en un momento fue mi librofilia recurrente.

Nada pues, dicen que la letra con tragos entra, yo solo puedo decir una cosa, testigo soy.

Genial noticia y decisión de no abandonar el blog, ya estaré leyendo y comentando alguno de tus textos en Urbandina.

Un abrazo.