miércoles, agosto 27, 2008

BLOGUIVIANOS DE ÚLTIMO MOMENTO


Estoy esperando escribir este post a último momento. Esto con el fin de hacer honor a la condición del último momento, es decir: dentro de nosotros los bolivianos, existe ese pequeña inquietud de pensar que el mañana nunca muere, es decir que en un ratito o dos habrá suficiente tiempo para acabar las tareas y deberes, formales o emocionales que llevan tiempo en la fila esperando a hacerse. Es decir que el universitario que corretea afanoso de Internet en Internet para imprimir el bendito trabajo a ser entregado con cirujana exactitud cuando fenezca el último segundo para la entrega de tal, es un boliviano; el ciudadano que con gesto desesperado hace largas filas en los bancos para pagar los impuestos el: “ahora si último plazo”. El padre de familia que amanece con el gorro hasta el cuello dispuesto a matricular al hijo a último momento, esos hombres damas y caballeros, afables y fieles lectores, son bolivianos de pura cepa y con mucho orgullo además. Una vez, antes de no sé qué elección o referendum de esos que tanto agobio nos producen, había una fila inmensa en la peluquería donde suelo retocarme el cacho, y es que en esa peluquería precisamente, allá en la populosa zona de Villa Fátima, un valiente jurado electoral inscribía a una masiva cantidad de ciudadanos que anoticiados o seguramente concientes de que hasta las doce de la media noche fenecía el plazo de inscripción de electores. Eran las nueve de la noche y mientras (espejo de por medio) me mostraban como de bonita me había quedado la nuca, el informativo nocturno de ATB informaba a todo volumen y en primicia que el plazo se había extendido una semana más. Que decepcionante y fulminante novedad habrá resultado para mis ilustres conciudadanos que después de emitir atronadores y apoteósicos silbidos se dispusieron a romper filas y largarse a sus hogares diciendo que iban a regresar la próxima semana. El pobre hombre que encabezaba la fila se vio en la oprobiosa necesidad de quedarse a inscribirse no más por que ya el notario electoral le había arrebatado su cedula de identidad mientras que el segundo levantaba polvareda tras su rauda huida de la notaria-peluquería.
Bueno, el viernes es el bloguiviano en El Alto y La Paz, no he dicho nada antes por que no tenia tiempo, es que en mi trabajo me tienen tostando y de casa ni hablar, y además… bueno, sé que esta mal dar excusas, pero preguntenle al Puky, al animal de ciudad, a la Paolita “Clavo y canela”, al vadik, al voz urgente, al chuky, que ya hemos hecho un simulacro de fiesta bloggera el anterior sábado y ha salido de putisima madre, imagínense como será la neta, la verídica.
La Paz los espera; el perro también, vengan!!! Anímense a último momento!!! Somos Bloguivianos!!!

No hay comentarios: