lunes, octubre 23, 2006

Vida Perra





Vida Perra. (Para muestra un botón) El Diario. La Paz,1931.- Un viajero inglés se asombró recientemente del maltrato que reciben algunos animales en esta ciudad, y en especial el recibido por los perros callejeros. Dijo que La Paz, a pesar de ser una de las ciudades más limpias de Bolivia, ofrece algunos espectáculos repugnantes en sus barrios apartados. Pero se sorprendió, sobre todo, con la actividad desplegada por la municipalidad al comenzar el otoño. En efecto, ésta hace repartir en calles y plazas retazos de carne impregnados de estricnina a los perros, los que, una vez intoxicados, “emprenden carrera loca y epiléptica, atropellando a los viandantes, repartiendo mordiscos y perseguidos por muchedumbres de crueles gamines gozosos con el espectáculo, hasta caer en cualquier parte, presa de angustia, y morir muchas veces entre las piernas del transeúnte. Después se arrojan sus cadáveres al río y como no tiene fuerza su corriente, los abandona en las playas de los alrededores de la población, atracados en los guijos, donde se pudren tranquilamente y son devorados por los cuervos en bullicioso y lúgubre festín”

Fin del artículo

Este ilustrativo artículo nos demuestra que el otoño es un gran enemigo de los perros desde tiempos inmemoriales. También señala ciertamente que; esta ciudad es un sueño atravesado por un río y un olor nauseabundo, aplacado apenas por el bullicio de los cuervos y sus lúgubres festines perdidos para siempre jamás en el valle de Chuquiago.

2 comentarios:

El escudriñador dijo...

hola, lindo blogg, mejor que el mío... el tuyo tiene fotitos... cómo entraste a mi blogg???

perrorabioso dijo...

lo encontre en blogsbolivia, gracias por el comentario