jueves, octubre 02, 2008

De misterios, noticias y Pinguinos.



Las mañanas están inundadas de malos augurios; lecciones para ser esposas e hijas ideales. Rimbombante promoción de comida hecha en oscuros laboratorios septentrionales a fin de esclavizar a la humanidad en las deprimentes y patéticas filas de la obesidad; para luego venderles a nombre de la salud y el último alarido de la moda: recetas mágicas de la felicidad, a la cual se puede ingresar únicamente por una puerta de sólo 30 centímetros de ancho. Tal la cosa, algunos no cabemos por ahí. Y para no pecar de injustos, también se sabe que los flacos sufren y de que manera, la desidia universal de la contrariedad de la alta costura.

A estas tristes conclusiones llega uno después de ver detenidamente la televisión por las mañanas.

Si bien el tiempo es un misterio de por sí, me he tomado la exigua libertad que me ofrece el mismo para visitar amigos y lugares que las demoledoras consecuencias del trabajo me impiden. Por ejemplo, después de varios meses he podido visitar la Hemeroteca Municipal e inhalar el antiguo polvo que de sus rincones emana, para poder maravillarme una vez más con el hecho de que pese a todo el mundo es noticia y misterio sin resolver.

También he resuelto ir al Etno Café un lunes para entregarme de lleno a la noche sin preocuparme por la cara que se me ha de ver el martes. Todo en nombre de las benditas vacaciones. Como decía Oscar Wilde: “Si el alcohol es el problema de la clase trabajadora, el trabajo es el problema de la clase alcohólica” Nada más cierto... Las vacaciones están hechas realmente para confirmar que somos una subespecie condenada al eterno temor al hambre, la enfermedad y el rechazo que la falta de biyuya nos pueda provocar.

Ahora que en buena y mala hora he asistido a la penúltima noche de literatura de el Etno; por lo menos, la penúltima organizada por el William Camacho, autor del célebre “Misterio del Estido” no puede menos que invadirme una fea melancolía. (Hay melancolías bonitas como el recuerdo de tu cabello goteando lluvia en la esquina de la Alianza Francesa, mientras enciendes un pucho y dices que te vas...). El Estides dice que ya no tiene tiempo para destruirse todos los lunes en la Organización de los lunes de literatura del “ETNO” y resulta bastante comprensible. La misma tarea casi los vuelve locos al Pedro Grossman y al Oso Fumoso. De ahí que la continuidad de los lunes de literatura sean también un misterio, al igual que quién se atreverá a organizarlo: ¿Quién podrá ayudarnos?. Vientos de cambio arrecian (¿arrechan?) la calle Jaén. La decisión es que la palabra viva y que viva la Palabra.

El misterio del Pingüino.

La Paz, La Prensa, enero de 2001.

La policía ecológica se hizo presente el dia de ayer por la mañana en la popular feria 16 de julio de la ciudad de El Alto, a fin de constatar las denuncias que un pinguino estaría siendo subastado en el sector de animales y mascotas de la feria.

Alrededor de las 11 de la mañana, un sujeto identificado como F. R (41) fue sorprendido en posesión de un pinguino que vestia una chaleco marron de lana. El referido traficante no supo explicar con claridad de donde obtuvo al ovíparo. A decir del jefe de Brigada de la Policía Ecológica, el sujeto inventó una historia en la cual el mismo hubo de rescatar al piscifago de un charco inmenso de agua en la carretera a Viacha imaginando que un perro se estaba ahogando, cuando grande fue su sorpresa al evidenciar que se trataba de una paloma de dimeniones jamás antes vistas. Ante la consulta de los medios de prensa sobre la alimentación del pinguino, el Sujeto contestó que por el momento y como a todo pájaro se lo estaba alimentando con pasankalla y algunas frutas. La Policía ecologica de acuedo a la nueva ley ambiental, incautó el referido animal con el fin de devolverlo a su "habitat natural".


Evidentemente que la ciudad amanecio consternada al ver el reportaje en televisión. Más aun por que el pobre individuo pedía 250 Bs por el pinguino de la chompa café y no tenía idea que esos bichos proceden de lejanas tierras, donde hay mar, pescados y hielo; y el pinguino claro que no era la gran maravilla, era oscuro y tenía ojos de estar perdido (como no...), y también resulta claro que, la policía jamas encontró su "habitat natural" por más que buscó y buscó en la "Gran Enciclopedia Boliviana" del señor Montes De Oca. Así es que después de la campaña iniciada por el Gringo Gonzales, se logró conseguir un nuevo hogar para el pinguino misterioso: en el confortable zoologico de Santiago de Chile. el pobre vendedor aun pudre sus huesos en la carcel (eso lo imagino, pero esperemos que no) y por más torturas chinas que se le practicó, siguió repitiendo hasta el cansancio la historias del charco en el camino a Viacha. Ningún Circo reportó pinguinos perdidos y hasta donde se sabe no pudo llegar volando... No será un misterio tan ontológicamente jodido como el "Misterio del estido" pero es un misterio al fin y al cabo.


9 comentarios:

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Perroso, algo me acordaba del pingüino en cuestión, sobretodo de la pasank'alla. Lo de la chompa café, no, pero que c...de risa.

Un abrazote. Disfrutá de tus vacaciones!!!

ocoro dijo...

quisiera tener tus ojos para ver los dias como los describis.
muy divertido.

segui disfrutando de tus vagaciones.

perrorabioso dijo...

Capsú: Estaba editando el post y ha aparecido tu coment!!! es cosa del diablo no??? como lo haces che??? eres medio brujilda. Bueno, yo si me acuerdo bien jejejeje
Estoy disfrutando.
chaus grax por llamar en mi cumple.

Ocoro. Aymara, muchas gracias, yo quisiera tener tu sonrisa, o mejor dicho, quisiera ver sonrisas como la tuya siempre o por lo menos más seguido. Me has puesto en uin aprieto con las fotos por que para una tengo tres historias que estoy buscandole un final y no lo hallo, bueno ya te escribire al respecto.
Salud os.

leo dijo...

Oscar! hermano, no puedo evitar recordar las muchas veces que contamos esta historia en el Scaramush y otros lugares peores. Sigo retorciendome de la risa, sobretodo por lo de chompa cafe!
Escribi, nos tenemos que ver.
Fraternalmente, Leo (gaucho)

perrorabioso dijo...

Querido Guacho!!! me da mucho gusto saludarte, me han contadoi que trabajas en indochina, cerca de Siam, ya tu viejo (Pedro el grande) me había dicho que ibas a llegar muy lejos, pero la verdad es que en esas noches interminables del scaramush, jamás nos imaginamos que fuese tan lejos jajajaja.
Recibe un abrazo.
Oscar

La MaJo dijo...

y yoq puedo decir en mi defensa???
ajjajaja estoy CAGANDOME DE RISA... y mucho mas!
por lo del pinguis
...
con respecto al tiempo libre, mmm... nose,no se q decir pq al final todo lo q digo siempre es usado en mi contra, Kisiera ir al ETNO... siempre kisiera ....
kisiera ir a lapz, me invitas?
jaja!
aki no hay ni pedos de Miercoles de Lectura, o eran lunes? nose, nada,,, nos kedamos cortos con las cagadas pseudo culturales del Aeci O del franco aleman...
ya me olvide q mas te iba a decir
asi q chau

perrorabioso dijo...

Majo: no hay que defenderse, hay que reirse no más, entregarse. como al tiempo libre, Es lindo darse una farrita con buenos cuates el lunes, la weba es salir a trabajar con cara de yuka el martes, cosa que es un martirio por el chaqui. Cuando vengas, vamos al ETNO y a TETEKOS y al Orange y a las fiestas regue!!! y en fin...invitación tienes, lo único que falta es decisión, ganas, ánimos!!!
Saludos

Edith Oster dijo...

Los pingüinos están tomando el sol, algunos follan en tríos, otos simplemente están contemplando el gélido paisaje. Un grupo de expedicionarios sale a conseguir alimento, son 6 pingüinos. Caminan con ese andar gracioso de equilibrista que tienen. De pronto el grupo se divide y dos deciden volver al campamento, otros tres caminan en dirección al agua en dónde encontrarán comida. El que llama la atención es un pingüino que se ha quedado solo, mirando hacia las montañas como hipnotizado. No vuelve al campamento pero tampoco va en busca de comida, simplemente se queda allí petrificado. Pasado uno momento el pingüino comienza a correr con toda la rapidez que sus cortas patitas lo permiten, corre en dirección a las montañas dónde no hay absolutamente nada. Se aleja del campamento y del grupo de expedicionarios, huye frenéticamente. Pero ¿a dónde? ¿Por qué? Los científicos dicen que si intentaran trasladarlo al campamento, él siempre volvería a huir a las montañas, siempre. En ese camino lo único que encontrará es la muerte segura. De todas maneras este es un comportamiento frecuente en algunos pingüinos. Da una tristeza muy extraña ver al pingüino de espaldas corriendo, huyendo. Uno no puede evitar sentir que esa es la verdadera libertad, aunque lo único a lo que se dirige sea a una muerte segura.

perrorabioso dijo...

Edith:
Hola. No sabía de esa tendencia suicida de los pinguis, pero en si, la libertad es una busqueda eterna, de repente ese pinguino, en su extravío lo encontró, o quizas no.
Saludos.